Mercados: Mercado de San Miguel

abril 19, 2012 by admin

Una de las ideas que nos ilusionaron desde el principio en el Gorro Blanco era la de visitar todos los mercados que pudiéramos y contaros aquí nuestras experiencias.

Viviendo en Madrid, no podíamos empezar por otro mercado que no fuera el de San Miguel.

Tanto el Mercado de San Miguel como la boquería de Barcelona son dos destinos de preferencia en la gastronomía española.

Este no es un mercado típico por muchos motivos, uno de ellos es que predominan los bares de tapas gourmet sobre los puestos de productos frescos, convirtiendo a este lugar en un rincón muy especial al que te llevaremos cuando nos vengas a visitar.

Siempre hay un magnífico ambiente debido a su cercanía con la Plaza Mayor, pero en ocasiones hay tanta gente que se hace difícil disfrutar completamente de el. Por este motivo te aconsejo que vayas en días de diario.

Lo mejor de este mercado es la enorme variedad que tiene en cuanto a tapas suculentas, si no recuerdo mal hay dos o tres puestos dedicados en exclusividad a las ostras, otros tantos a sushi, marisco etc.

Si eres carnívoro tampoco tienes problema, de hecho allí se preparan unas de las mejores hamburguesas del país en cuanto a calidad, La Hamburguesa Nostra, pero si te gustan más las butifarras tienes justo a su lado un puestecito pequeño que preparan unas butifarras estupendas.

No debemos perder de vista dos detalles que pueden dificultarnos nuestra visita al Mercado San Miguel:

  1. Sus altos precios
  2. No sirven bebidas en todos los puestos.

 

En cuanto al primer punto hay poco que decir, es caro, pero su ubicación en el centro de Madrid, el ambientazo del que se disfruta, la gozada de aprender de las tendencias gastronómicas hacen que merezca muchísimo la pena. A su favor en este sentido hay que decir que en bastantes puestos permiten pagar con Cheques Gourmet.

El segundo punto es una cuestión práctica, si entras en el Mercado San Miguel con intención de tomarte algo y ves un hueco en cualquiera de sus barras, no lo dudes, pídelo.

¡Ojo! no en todas las barras se puede pedir cervezas o refrescos, varias están destinadas a la venta de vino o champagne únicamente.

Una vez tengas la bebida en la mano ya puedes decidir con calma cual es la tapa que más te apetece.

Por último ,un dato muy curioso sobre el mercado. Antes de ser lo que es hoy era una Iglesia llamada San Miguel de los Octoes. Pues bien ¿sabéis quien se bautizó en dicha Iglesia? Nada más y nada menos que el mismísimo Lope de Vega. Con la vida tan activa que llevó este escritor del Siglo de Oro no me extrañaría nada que se alegrara enormemente del destino que le esperaba a este enclave.

Bueno, esperamos que os haya gustado este breve recorrido por este mercado único, eso sí, podemos asegurar que nosotros lo hemos disfrutado muchísimo más ;).