MERCADOS: MERCADO DE SAN ANTÓN

febrero 14, 2013 by admin

Mercado de San Anton 12

Igual que el amante de la lectura empieza a disfrutar en la librería con la elección del próximo libro, los amantes de la cocina empezamos a disfrutar en el mercado, eligiendo productos, hablando con los profesionales, dejándonos llevar por la mezcla de aromas de especias y fruta fresca.

Si hace algún tiempo hablábamos del mercado de San Miguel hoy lo hacemos de otro importante mercado de la capital española, el mercado de San Antón.

Ya encontramos constancia de este mercado en la novela “Fortunata y Jacinta” de Benito Pérez Galdós (1886)

Los vecinos eran de dos clases: mujeres sueltas, o familias que tenían su comercio en el próximo mercado de San Antón. Hueveras y verduleras poblaban aquellos reducidos aposentos, echando sus hijos a la escalera para que jugasen. En uno de los segundos exteriores vivía Feliciana, y Fortunata en un tercero interior. Lo alquiló Rubín por encontrarlo tan a mano, con intención de tomar vivienda mejor cuando variaran las circunstancias.

Se encuentra ubicado en el popular barrio de Chueca. Aunque fue construido en el año 1945 en el mismo lugar donde estaba asentado el mercado de cajones al aire libre, tenemos que esperar hasta el año 2011 y sucesivas evoluciones del mismo para encontrarnos con el moderno mercado que es actualmente.

San Antón ha apostado por el modelo mixto que tanto éxito ha granjeado a otros mercados. Este modelo consiste en combinar puestos de productos frescos con establecimientos de alta restauración. De hecho, el mercado de San Antón ha llevado este concepto más allá, fusionándolos, de tal manera que

podemos elegir una pieza de carne o pescado y llevarla al restaurante de la tercera planta para que nos la preparen.

Además este mercado se ha impregnado de la vanguardia estética y social que representa el barrio de Chueca y que lo han convertido en un verdadero símbolo.

A diferencia de otros mercados reconvertidos en meros reclamos turísticos, el Mercado de  San Antón ha conseguido mantener la esencia de mercado local sin dejar de estar abierto al mundo.

Un ejemplo de lo que acabamos de comentar son sus establecimientos de tapas.

Mercado San Anton 14

Los puestos de productos frescos son tremendamente exclusivos, por lo que este no es el típico mercado de lista de la compra.

En San Antón tenemos la obligación de dejarnos sorprender

Nosotros lo hicimos y desde ese momento hay una serie de rincones en el Mercado de San Antón que no nos han dejado de cautivar.

Entre los que destacamos:

 

La Charcutería de Octavio.

Es un espectáculo para los amantes del queso, del jamón pata negra, de las chacinas leonesas, de la mortadela trufada, del foie de pato o de los salmones salvajes. Desde el Gorro Blanco os aconsejamos que preguntéis por la deliciosa mantequilla francesa que venden allí.

Mercado de San Anton 13

 

Charcuteria octavio 4

La pescadería de San Antón.

Perteneciente al grupo Mozos. Dispone de un pescado excepcional que hace suya la controvertida fórmula:

El mejor pescado de España se vende y se come en Madrid

 

Mercado de San Anton 1

La Frutería de San Antón.

Te topas con ella según entras en el mercado de San Antón, de tal manera que la primera impresión del mercado recae sobre ella. Pero este peculiar examen lo supera con una nota altísima al disponer de una variedad enorme de frutas y verduras, todas de una gran calidad.

Mercado de San Anton 4

Mercado de San Anton 5

FoodArte, La tienda de las delicias.

Hace honor a su nombre en forma de delicias congeladas. Es uno de los puestos que más nos sorprendió ya que los conceptos alta cocina y congelados no suelen caminar juntos. Aquí lo hacen en un matrimonio perfecto y sorprendente.

Mercado de San Anton 8

Hamburguesa Nostra.

Se han empeñado en convencernos de que la hamburguesa es un alimento de gran calidad. Y vaya si lo logran, con más de treinta variedades de hamburguesas consiguen que sea imposible no encontrar nuestra favorita.

Mercado de San Anton 9

Aves, huevos y caza “Alian”.

Este puesto ya se encontraba en el antiguo mercado de San Antón. Es el lugar ideal donde encontrar desde los productos de caza de siempre como pechugas, muslos, contramuslos o huevos hasta carnes tan exóticas como canguro y avestruz.

Mercado de San Anton 10

Para finalizar hemos de decir que lo que hemos comentado aquí es, como todo lo que tiene que ver con los sentidos, una vaga aproximación a la realidad.

Por lo que si tenéis oportunidad no dejéis de visitar el mercado de San Antón, modelo de lo que debe ser un mercado moderno sin perder la autenticidad de un mercado tradicional.