Crema de Calabaza y Calabacín

mayo 26, 2012 by admin

Seguro que muchos de vosotros, al igual que yo, estáis poniendo en marcha “la operación Bikini”. El verano se nos ha echado encima y queremos quitar esos kilitos de más.

Ante esta situación yo soy partidario de comer de todo, no picar entre horas y respetar las cinco comidas diarias aconsejadas por los médicos.

Con eso y algo de deporte podemos poner nuestro cuerpo a punto sin demasiado esfuerzo.

Cuidarnos no tiene por qué significar sufrir, siempre y cuando no hagamos barbaridades. Por eso también quiero aprovechar para desaconsejar las dietas milagro. Una dieta tiene que ser variada y equilibrada, la única forma de lucir un cuerpo bonito es que esté sano.

¿Cómo lo logramos?

 

Añadiendo frutas y verduras a nuestro menú diario, estas además de fibras y vitaminas tienen un poder bestial como antioxidantes. Su función, ayudar a nuestras células a mantenerse jóvenes.

Por eso traemos hoy al Gorro Blanco esta crema de calabaza y calabacín.

Me gusta cocinar las dos a la vez por el juego de colores que veremos en el plato. Cómo sabéis en la cocina es muy importante el aspecto visual junto al sabor, aroma y textura. Cada uno cumple su función en el tiempo.

El aspecto visual y el aroma son los primeros factores  que entran en juego para dejar paso al sabor y textura. Si un plato es poderoso visualmente nos abre el camino a disfrutar plenamente de él.

Por último quiero agradecer a Camino la ayuda que nos brindó, gracias a ella este plato ganó en un montón de matices.

Ingredientes:

 

  • 400 gramos de Calabaza
  • 1 Calabacín
  • 1 Cebolla (media para cada salsa)
  • Sal
  • 3 Patatas Grandes
  • Pimienta Negra
  • 2 Puerros
  • Dos Quesitos (uno para cada salsa)

Elaboración

 

En la receta que vamos a realizar hoy pondremos el acento en el juego visual del que hablamos líneas arriba.

Para ello haremos dos cremas, una de calabaza y otra de calabacín, donde sus diferentes colores y similares características los convierten en ingredientes ideales para este fin.

De hecho las dos cremas las haremos de la misma forma, sustituyendo la calabaza de una por el calabacín de la otra.

Empezaremos con la crema de Calabacín

Lo primero que haremos será cortar el puerro en rodajas al igual que se ve en la foto.

Luego cortamos las patatas, en este punto es muy importante tener en cuenta que hay que cascar la patata.

Cascar la patata:

Romper la patata cuando se va a trocear sin que lleguemos a cortarla completamente. El trozo que no hayamos cortado lo separaremos del resto de la patata haciendo palanca. de esta forma espesarán mejor las salsas

Por último cortamos tanto el calabacín como la media cebolla en dados.

Vertemos todo en una olla a presión. En este punto echamos un chorro de aceite de oliva, sal y pimienta. Rehogamos y cuando veamos que la cebolla, puerro y calabacín han transparentado es cuando cubriremos todo con dos dedos de agua, sin llegar a cubrir del todo. Cerramos la olla a presión y la dejamos 10 minutos desde que empiece a salir vapor.

Una vez pasado el tiempo retiramos y abrimos la olla. Si queda agua en el interior la escurrimos para que quede únicamente la crema. Añadimos el quesito y batimos todo junto.

Para hacer la crema de calabaza, seguimos los mismos pasos sustituyendo el calabacín por la calabaza.

Ponemos las cremas en dos salseras, para que justo antes de servirlas podamos verterlas con mucho cuidado sobre un plato a la vez.

Por último cortamos un poco de la corteza de calabaza y unas fibras de calabacín, a modo de adorno, situando la corteza en el extremo del plato que le corresponde a la calabaza y las fibras de calabaza, en el extremo del plato que le corresponde a la crema de calabacín.

Otro toque muy interesante lo podéis conseguir rallando con un rallador muy finito queso de oveja sobre la crema.

El resultado es este maravilloso y vistosísimo plato.

Que aproveche.